La muerte del dólar

Nada puede salvar nuestro sistema financiero a largo plazo. Está condenado al colapso. Es algo inevitable, ya que nuestro gobierno controla y gestiona sus mismos cimientos – el dólar.

El gobierno federal inició su toma de posesión del dólar en 1913 cuando se estableció el Sistema de Reserva Federal de Bancos1 (Federal Reserve System, informalmente FED). Anteriormente a eso, el dólar poseía un valor real. Desde 1783 a 1913, hubo un largo período de estabilidad de la moneda prácticamente sin inflación. Si una persona hubiera guardado un dólar en 1800, su bisnieto podría haber comprado aproximadamente la misma cantidad de bienes con el mismo dólar un siglo más tarde.

 En 1913, con cinco dólares se podía obtener lo siguiente [en el mercado]:

7 kg de patatas, 4,5 kg de harina, 2 kg de azúcar, 2 kg de costillar de ternera, 1,5 kg de filete de ternera, 1,5 kg de arroz, 1 kg tanto de queso como de tocino, y medio kilo tanto de mantequilla como de café… dos barras de pan, 4 litros de leche y una docena de huevos.

En 2010, con cinco dólares apenas se podía obtener 1 kg de carne de pollo troceado.2

Desde la creación de la Reserva Federal en 1913, el dólar ha perdido más del 90 por ciento de su valor. La pérdida de valor ha sido especialmente pronunciada desde 1971, cuando Richard Nixon sacó al dólar de los últimos vestigios del patrón oro. En ese año, el dólar se convirtió en moneda fiduciaria pura3, basada en nada más que los caprichos de los políticos y tecnócratas. Las consecuencias han sido desastrosas. Mil dólares de 1971 comprarían sólo $ 185 dólares en bienes en la actualidad. Esto representa una pérdida de alrededor del 80 por ciento del poder adquisitivo.

El dólar ya ha entrado en su fase terminal. Lleva escrita la palabra “muerte” para cualquiera que tenga ojos para ver. Es triste decirlo, pero no hay manera de revertir su deterioro. Con más de $ 13 billones de dólares en deuda pública y unos $ 100 billones de dólares en los mandatos sin fondos, nuestro gobierno federal ha asumido obligaciones mucho más de lo que nunca podrá hacer realidad. Pero hay algo incluso peor que esto, y es que estas cifras siguen creciendo cada año.

Dicho sin rodeos, nuestro gobierno federal está lisa y llanamente en quiebra. La desintegración de la moneda es siempre el resultado inevitable de la bancarrota del gobierno. El dólar – que se ha ido debilitando durante muchas décadas – en algún momento se precipitará hacia la muerte súbita.

La única pregunta es cuándo. Puede ocurrir dentro de seis meses o seis años a partir de ahora. El plazo es imposible de predecir, pero podemos estar seguros de que sucederá. Nadie – ni siquiera el gobierno federal – puede escapar de los números. Y las cifras son horribles. Cien billones de más son mortales.

En circunstancias normales, el dólar se habría derrumbado ya, teniendo en cuenta lo increíblemente endeudado que está nuestro gobierno. De hecho, algunas personas están desconcertadas por su supervivencia. Dicen que esto es sólo otra señal de que vivimos en un mundo loco. Pero no hay nada loco en ello. El dólar sigue vivo porque no hay una alternativa disponible.

Condenados si bien puede ser a largo plazo, los más grandes poseedores de dólares de los EE.UU. siguen desesperadamente a la espera porque no tienen a dónde ir. ¿Dónde más podría China invertir sus reservas de casi un billón de dólares? No existe un camino fácil. Por lo que China sigue sosteniendo la deuda federal de Estados Unidos mediante la compra de bonos del Tesoro y por lo tanto manteniendo el dólar a flote. Es un mal negocio para China y una suerte para los EE.UU., al menos por ahora. Pero las cosas no pueden seguir así siempre. Con el tiempo, algo va a ceder, y toda la casa descomunal de la deuda se vendrá abajo. Cuando eso suceda, las cosas se pondrán feas.

Algunas personas pueden decir que esta situación ha sido provocada por imprudencia en las políticas fiscales y presupuestarias y no por la gestión gubernamental de la moneda. Sin embargo, la capacidad del gobierno para gestionar el déficit está directamente vinculada a su facultad de administrar el dinero.

Es muy difícil para los políticos mantener un gran déficit si la moneda se fundamenta en algo intrínsecamente real y valioso – por ejemplo el oro. Esto es así porque cuando ellos anuncian grandes déficits presupuestarios bajo un patrón oro, la gente, naturalmente, les pregunta: “¿A qué lugar del mundo vamos a ir para conseguir todo el oro para pagar todo este gasto?” Y puesto que los políticos no saben cómo hacer oro, se ven obligados a admitir: “Lo vamos a obtener de ustedes, el pueblo, por supuesto, ¿de dónde más podría provenir?”

Como puede imaginar, estas respuestas no suelen funcionar bien con los votantes. La calidad restrictiva que ejerce el dinero real sobre el despilfarro de los políticos se denomina a menudo como “esposas de oro” (Golden handcuffs).

Como viene siendo habitual, la mayoría de la gente no piensa que tendrá que pagar por los gastos incurridos por sus representantes en el Congreso. Ellos piensan que los déficits son algo que no les concierne directamente. De alguna manera asumen que si el gobierno necesita más dinero, simplemente puede emitir más bonos. Pero esta forma de vida es insostenible, y tarde o temprano, la entrada desde el extranjero se detendrá. Entonces todos pagaremos la extravagancia de nuestro gobierno por la desintegración de la moneda. Puede ser traumático, pero no debemos sorprendernos por esto. Es la manera en que tiene que terminar. Ese resultado se hizo ineludible en el momento en que el pueblo estadounidense le dio el control al gobierno sobre su dinero. Esperemos que aprendamos de nuestros errores. Esperemos que cuando el régimen monetario actual, finalmente se desplome, tengamos la sabiduría para establecer una base más sólida para nuestro dinero que los caprichos de los políticos.

Fuente: La muerte del dólar, “The Death of the Dollar” por Vasko Kohlmayer, publicado el 6 de agosto de 2010. Original en inglés.


1 El Sistema de Reserva Federal es el sistema bancario central de los Estados Unidos. El Sistema de Reserva Federal, es una entidad público/privada encargada de guardar todos los fondos de los bancos del sistema bancario norteamericano.

2 Valor aproximado de la conversión para mayor compresión del lector español de las libras a kilos y de los galones a litros. 1 libra equivale a 0,45359237 kilogramos. 1 galón internacional (estadounidense) equivale a 3,785411784 litros.

3 El tipo de dinero llamado fiduciario son las monedas y billetes que no basan su valor en la existencia de una contrapartida en oro, plata o cualquier otro metal noble o valores, ni en su valor intrínseco, sino simplemente en su declaración como dinero por el Estado y también en el crédito y la confianza (la fe en su futura aceptación) que inspira. Sin esta declaración, la moneda no tendría ningún valor: el dinero fiduciario sería entonces tan poco valioso como los pedazos de papel en los que está impreso.

Fuentes: 1, 2, 3

Anuncios

Publicado el octubre 27, 2011 en Economía y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. El problema es la deuda, no el hecho de que el dinero sea fiduciario. La única ventaja que tiene utilizar el oro como respaldo único y absoluto del dinero es que es fácil saber lo que tienes. Sin embargo, con el dinero fiduciario, como el respaldo es el conjunto de los bienes y servicios que se negocian con ese dinero, se supone que es más difícil calcular cuánto valor hay.

  2. Si un día por ejemplo un país encuentra una mina de oro que octuplica la cantidad oro que hay en el mundo, ¿qué dirán los que tanto defienden el patrón oro?

    El dinero es útil simplemente como forma de intercambio de valor, y que sea fiduciario no quiere decir que no se pueda tener una política fiscal, monetaria y económica responsable.

  1. Pingback: La muerte del dólar

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: